The Zeltia's World


"Aprendí a ver el mundo con la fascinación y curiosidad de un niño y el escepticismo y desconfianza de un anciano para disfrutarlo sin decepcionarme"

Página principal

lunes, 22 de noviembre de 2010

TESIS “El estudio de la arpía en su hábitat natural”


 TESIS

“El estudio de la arpía en su hábitat natural”


Tú, que te adjudicas ser el ombligo del universo,
regio ejemplar que conjuga eficacia y eficiencia.
Ínfulas de genialidad de insuperable excelencia,
ostentas el master de la petulancia en verso.

Abres tu bocaza pretendiendo iluminar el mundo,
te vanaglorias de tu descomunal autosuficiencia
y te afanas en destacar, pues vives de la apariencia,
para encubrir la evidencia de ser un cero rotundo.

Pero tú firme te empeñas en seguir siendo figura,
exponiendo tu opinión como libro de consulta.
Jamás te arrepientes, ya que "ti no se halla culpa",
solo eres  vanidad con extremidades y testa dura.

 Prodigas cual legado tus aires de superioridad,
vas por la vida exhibiendo tu distinguida ralea
y llamas la atención como gallineta que cacarea,
 coronándote como el arquetipo de la frivolidad.

Enfermas de celos ante el hecho incuestionable:
hasta el más indocto te supera  en calidad humana.
Deja ya el rollito de pavoneos y charlatanería vana,
cultiva la humildad, la sencillez y sé más agradable.

Tu inmodestia no es tan sólo una sensación vaga.
Mezquinas simpatía pero arrogancia das de sobra,
tienes la seguridad de que todo el mundo te adora,
si no hablas sobre ti, no encuentras quién lo haga.

Para variar, medita sobre el milagro de la madurez,
debería ser suficiente para transformar tu destino.
De no resultar, hazte un favor, cómprate un amigo,
no pierdas las próximas rebajas de “El Corte Inglés”.



 Por Zeltia G.


viernes, 19 de noviembre de 2010

Dulce Romance



Dulce romance 

Vestía de otoño eterno,
cuando llamaste a mi puerta.
Mi rima ajada y desierta,
 amarga hiel del averno.

Más tu dulce compañía,
iluminó mi alma errante
siendo héroe  y fiel amante,
a mi lado, noche y día.

Mis silencios tú supliste,
sin fijarme condiciones.
Descifraste mis pasiones
y en tu reino me incluiste.

Donde son libres los versos,
sin ataduras, ni cuentas.
Las rimas resultan yertas
y los sentimientos tiesos.

Más allá de toda expresión,
romance nos prodigamos.
Gratos momentos pasamos,
de corazón a corazón.


Por Zeltia G.

lunes, 8 de noviembre de 2010

HOMBRE... ¡La Tierra sangrante clama!

  
Hombre...
¡La Tierra sangrante clama!

¡Tierra sangrante, no mueras!
Soy consciente de tu situación.
Y tú Hombre, ¿no te juegas
por defenderla  de corazón?

Talas bosques con sordidez;
urdes incendios forestales.
Los daños por tanta avidez,
pagamos todos los mortales.

Lluvia ácida y polución.
Al agua echas contaminantes.
Hombre… ¿Nos darás solución?
¿Quedará todo como antes?

Animales que ya fueron…
Otros, pronto dejarán de ser.
Dime… ¿Qué culpa tuvieron
para la extinción merecer?

Fauna, flora, tierra y agua,
todo se vende, mata o daña.
Montes de basura fraguas
y en mares tóxicos te bañas.

Solo apilas inmundicia
entre rapiña y devastación.
Atesoras con codicia
frutos del saqueo y la traición.

Y a ti mismo, ya te engañas;
asolas con crueldad, sin razón.
Guerras, xenofobia y sañas,
eres AS de muerte y perdición.

Por Zeltia G.

3er lugar en el Certamen sobre Ecología del Portal de Letras y Algo Más, en la categoría de Poesía del mes de octubre de 2010.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Finisterre, “Luz da noite”


Finisterre“Luz da noite”

Impertérrito  Cabo Finisterre,
plenilunio en las noches más cerradas.
Al marino audaz que perdido yerre,
guiarás firme, seguro hacia tus radas.

Con tu base inquebrantable, sólida,
sobrellevas fiel del mar los embates.
Bastión en la borrasca más sórdida,
terror para los rudos navegantes.

No todo es furia en dominios de Eolo
cuando Febo en su Cenit da su abrazo.
Silencia sus bríos cual hombre solo
 ante la solemnidad del ocaso.

Desearía ser tu acantilado y mar,
yacer a tus hechizos subyugada.
Ver sucumbir ese sol crepuscular,
brindar su resurgir en la alborada.

Por Zeltia G.