The Zeltia's World


"Aprendí a ver el mundo con la fascinación y curiosidad de un niño y el escepticismo y desconfianza de un anciano para disfrutarlo sin decepcionarme"

Página principal

lunes, 28 de enero de 2013

Delicioso romance





Delicioso romance


Nostalgias de lunas en primavera,
de poemas susurrados al viento,
de un distante amor que tan cerca siento
pues mi alma tiene rendida a su vera.

Tu lírica pasión, qué más quisiera,
mío fuera ese romance de cuento
y así colmar mi espíritu sediento
de ese beso prometido y que espera.

Ocasos que contemplen ese encuentro
que tantas veces los sueños forjaran,
con velas desplegadas, mar adentro,

que Siroco y Polaris nos guiaran.
Quizás sientas que esto es poca cosa,
más contigo, la escena es deliciosa.



Por Zeltia G.

sábado, 26 de enero de 2013

Cuidado, mi Señor!




¡Cuidado mi señor!


¡Oh Señor, que atrevido comparecéis
y entre halagos embestís con impulso!
Vuestra osadía acelera mi pulso
escuchad mi corazón, lo notaréis.

Por fijar estandarte venia queréis.
enclavando el santo y seña compulso:
jamás os reprocharía  de insulso
el picaresco requiebro que tenéis.

Los pilares, de momento, así queden
evitando saqueos en el huerto.
Tal vez halléis el portal entreabierto,

extrañas circunstancias que suceden.
Pero aun no sacudáis los jazmines…
¡Cuidado!, andan sueltos los mastines.



  Por Zeltia G.

domingo, 13 de enero de 2013

El estigma de la humanidad... (Por el Monstruo)



El Estigma de la Humanidad
(Por el monstruo)

¡Oh tú!,  patético engendro... ¿enamorado?
¿Acaso te amará? ¡So torpe, vil!
La indolente Musa tu corazón ha prendado.
Tú cual necio tras ella vagas servil,
¿qué clase de harpía tu mente ha cautivado?
Todo conocimiento resulta fútil
cuando el amor te atraviesa de lado a lado
transformándote en un ser inútil.

¡Tempestades, fuerzas indómitas, ceñidme,
destruid pronto mi fortificación!
No les concedáis a las Furias manipularme
y que esparza sangre sin razón.
¿Acaso queréis venir a mi torre a acosarme,
hallando muerte y destrucción?
A la luz de ardientes teas soportaré inerme
como alma que desea redención.

¡Rayos y centellas que vida han dado, caed
y arrogantes chamuscad mis carnes!
No permitáis a mi castigada alma tener sed
de miserables humanas pasiones.
Aberración desdichada soy, ¡pero vos temed!
Nunca pude expresar emociones,
todo en mi es impulso. Sin dilación pretended,
seducidme y os daré mis ilusiones.

¿Acaso tanto espanto a  vuestra Majestad?
Rehuís mi mirada, ¿terror tenéis?
Declinaré apenado a buscar mi humanidad
si es menester y contemplaréis
cómo esta abominación causará atrocidad.
Con manos asesinas me creasteis,
¡Expiad al penitente de vuestra maldad,
con vuestros pecados me culpasteis!

Ya vienen..., se acercan. ¡Al monstruo linchad!
Blasfeman contra mí:  ¡Imperfecto!
Y tú no me defiendes, ¿reniegas de mi debilidad,
ser  anormal es mi peor defecto?
Está claro que vos no podíais darme bondad
pues me pisoteáis como a un insecto.
Pero combatiré para sucumbir con dignidad.
A un mal comienzo, un final perfecto.





Y con palos y teas encendidas irrumpieron a dar muerte al monstruo. No preguntaron, solo devastaron y aniquilaron.  Cometieron atropello contra lo que a su nimio entender  no era digno de existir.
¿Quiénes son los verdaderos  monstruos?  Son quienes en su infinito oscurantismo temen  lo diferente, los que destruyen todo aquello que les recuerda que son hijos de la ignominia y la estupidez.

  Por  Zeltia G.


Inspirado en la Obra de Mary Shelley “Frankenstein o el moderno Prometeo”.





domingo, 6 de enero de 2013

Dilemas



Dilemas


Quizás el estigma de monástica
me persigue como al hierro la herrumbre,
hábito que se vuelve una costumbre
e inhibe el poder ser más elástica.

 Caso omiso hago a mi onomástica,
Santa gala de la que se vislumbre,
credo al que no profeso servidumbre:
soy tan mística como una esvástica.

Tal vez porque atesoro algún secreto,
convicciones sin afán ni medalla,
que en ocasiones pega cual metralla

con dilemas que turban por completo.
 Sentires que huyen del razonamiento,
deseos que sacuden mi cimiento.


Por Zeltia G.