The Zeltia's World


"Aprendí a ver el mundo con la fascinación y curiosidad de un niño y el escepticismo y desconfianza de un anciano para disfrutarlo sin decepcionarme"

Página principal

jueves, 9 de marzo de 2017

Mare Nostrum de los olvidados





Mare Nostrum de los olvidados

Miles se hicieron a la mar
escapando de la guerra,
atrás amores y tierra
ese arraigo que a su pesar,
entre lágrimas y bogar
tuvieron que dar la espalda
y en el líquido esmeralda,
sin brújula ni certeza,
se lanzaron de cabeza.
Incertidumbre que escalda.

Los sueños fueron su guía
porque soñar nada cuesta.
La otra orilla es la respuesta,
lo que todo el mundo ansía.
Tal vez comer cada día
sin oler a sangre y muerte,
que no se trata de  suerte,
hay que buscarse la vida
quizás, de forma atrevida:
la que mata o hace fuerte.

Pero lo cierto es, sin duda,
que no es un cuento de hadas.
Libertades usurpadas,
la justicia sordomuda.
Tarde llegará la ayuda
cuando la mar se enfurezca
y ante sus ojos parezca
el infierno desatado.
El destino se ha fijado
para el que viva o perezca.

Tantos sueños olvidados
 como malogradas vidas,
se acumulan salvavidas
como desafortunados.
Niños de ojitos alados
arrullados por las olas,
entre vaivén y cabriolas
Mare Nostrum les acuna.
Se durmieron con la luna,
  manitas de caracolas.

Triste paisaje resulta,
discordante y sin sentido.
Un gentío distendido,
ante tragedia insepulta
y que ni siquiera oculta
su mirar de frío morbo,
mientras rodea el estorbo
que importuna su recreo.
Indolencia que no creo,
pueda soportar de un sorbo.

La agonía se acumula
ante el muro del cinismo.
Vivo o muerto, da lo mismo,
Gran Amo solo especula
empecinado cual mula,
si hacer o no lo correcto,
mientras urde el plan perfecto
para evitar dar refugio.
Maestros del subterfugio,
Señores de un mundo abyecto.



Zeltia G.



2 comentarios:

TIGUAZ dijo...

Hace un buen rato que estoy pensando que decir y no me salen palabras, es una composición magnífica que refleja una cruda realidad. Quisiera que escucharas mi sincera ovación. Regresa la gran Zeltia a la que las musas habían abandonado?. Mi cariño y un fuerte abrazo.

Zeltia G. dijo...

Gracias maestro por semejante halago y su ovación, sin duda infunde mucho ánimo! Qué sería mi blog sin su presencia incondicional! Muy agradecida, te mando un fuerte abrazo!